sábado, 5 de febrero de 2011

Subvenciones

Subvención es una palabra fea y no sé muy bien por qué. No significa vivir del cuento, aunque algunos se empeñan en sembrar la confusión para que la opinión pública así lo crea. Todas las industrias (de todos los sectores) pagan impuestos, los Gobiernos los administran y, una parte de esa enorme recaudación, revierte de nuevo en forma de ayudas a fondo perdido sobre las propias industrias, de forma proporcional a la riquieza que generan, para ayudarles a seguir generando negocio, creando empleo y creciendo. Así sucede con el automóvil, la prensa, la pesca, el sector naval, el energético, etc., y con la cultura. Y, dentro de la cultura, el cine. 

Expliqué ya en otra entrada que entre el 30 y el 35 % del presupuesto de una película son impuestos, directos e indirectos, IVA, retenciones, pagos a cuenta y seguridad social. Es decir, un tercio del presupuesto es nuestra aportación al Estado. Luego el Estado nos puede conceder ayudas de hasta el 50 % del presupuesto (que casi nunca llegan a esa proporción). O sea, a la hora de la verdad, el cine -tan criticado por recibir subvenciones- percibe entre un 10 y un 20 % de su presupuesto en ayudas. Ayudas que el sector cultural ha rentabilizado soportando 600.000 puestos de trabajo y casi 4 % del P.I.B. nacional. Más que los sectores energético (2,7 %) o la pesca, ganadería y agricultura juntos (3,7 %).

¿Por qué se nos critica tanto entonces? Sinceramente creo que porque hay un sector de la clase política (no todos), sin distinción de ideologías, y un sector de la prensa (tampoco todos) que ha distorisionado los datos. Todo esto viene a cuento de un par de noticias que he leído estos días: "Los partidos reciben 82,3 millones del Estado para sufragas sus gastos" (durante el 2010) y "El gobierno anuncia que presentará un plan de ayudas a la prensa en las próximas semanas". No tengo el dato de lo que ingresan con subvenciones los medios de comunicación en todo el Estado, pero sí sé lo que ingresaron los medios en Cataluña, por ejemplo, en el año pasado: 28 millones de euros que, sumando la publicidad institucional llegó a los 70 millones de euros. Multiplicad por 17 y extrapolad a todo el Estado. Como a ellos no les interesa contarlo -no entiendo por qué, ya que tienen tanto derecho a ellas como las demás industrias que crean riqueza-, habrá que ir poniéndolo en los blogs. Lo que no entiendo bien es qué riqueza crean los partidos políticos para embolsarse 82,3 millones de euros de todos los españoles...

El fondo de la cinematografía, para toda la industria española, ha sido el año pasado de 80 millones. En Galicia, el año 2010, el año con mayor dotación económica de toda su historia, ha sido de 5 millones, que ya han anunciado que este año recortarán a la mitad. Extrapolad también. Y de ahí salen todas las ayudas al sector. Unos se llevan la fama... y otros la lana.

Sed felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario